Mitos que seguramente han evitado que tengas sexo anal

Hacerlo “por detrás” es un tema muy complejo para muchos, y es que, si una persona nunca lo ha hecho, seguramente se lo piense dos veces antes de probarlo. Esto se debe a que se oyen muchos rumores sobre el tema. A continuación, te mencionamos varios mitos que no son para nada ciertos.

La sexualidad es muy diversa

Desde que la humanidad aceptó el hecho de que el sexo va más allá de la reproducción, otras prácticas se han convertido en cosas muy comunes y necesarias en el dormitorio, como por ejemplo el sexo oral. No obstante, el sexo anal se ha quedado un poco atrás y viene siendo “prohibido” para muchos, debido al desconocimiento acerca del tema o por un estigma social en el caso de los hombres.

Aquí te compartimos los mitos más comunes con respecto al sexo anal:

  • “Soy homosexual si lo hago y me agrada”

Cualquier práctica relacionada con la estimulación del ano va más allá de una orientación sexual, por lo que son dos cosas totalmente diferentes. Sin embargo, los hombres heterosexuales muestran mucho entusiasmo con este tipo de actividad cuando se trata de hacerlo con sus parejas femeninas, siendo ellos quienes penetran el ano de la mujer.

El hombre por responder a un estereotipo social, cree que si se deja estimular el ano y siente gusto por ello ya es homosexual, algo totalmente alejado de la realidad, el hombre puede disfrutar de las sensaciones que le generen la estimulación de sus nervios en la zona del recto y aún así seguir siendo tan heterosexual como siempre.

  • El hombre disfruta más penetrando el ano que penetrando la vagina

No es un secreto que para muchos hombres heterosexuales, penetrar el ano de su pareja es una verdadera fantasía, y esta “necesidad” proviene de un impulso ancestral instintivo del hombre de ser el conquistador de nuevos territorios, por lo que pierde fuerza el argumento que dice que “los hombres aman el sexo anal porque el ano es más estrecho que la vagina”.

De igual forma el hombre se siente atraído por lo que es “prohibido”, y el hecho de que muchas mujeres no accedan tan fácilmente a estas prácticas, hacen que el deseo y la excitación por “lograr convencerla” aumente, algo totalmente relacionado al punto anterior.

  • El hombre no puede alcanzar el orgasmo con la estimulación anal

Esto es falso, hay una gran cantidad de caballeros que logran llegar al clímax mediante la estimulación de la próstata, sin una estimulación necesaria del pene, el número de hombres que lo logran podría compararse al número de féminas que tienen un orgasmo solamente con la estimulación de sus pezones

  • Las mujeres no sienten placer

Otra gran falsedad, el sexo anal puede resultar totalmente placentero para cualquier mujer si se practica con suavidad, aunque ellas no tengan una próstata a diferencia de la anatomía masculina, el ano sigue siendo una gran zona erógena en el cuerpo femenino, con muchos nervios que se pueden estimular, incluso algunos nervios clitorianos terminan allí, por lo que las sensaciones percibidas pueden llevar a la mujer al éxtasis,

Seguramente ya habías oído alguno de estos mitos, pues bien, quizá sea hora de animarte y probar algo nuevo, a lo mejor puedes darle una gran evolución a tu vida sexual.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Subir

Este sitio web utiliza cookies. Los usamos para brindarte la mejor experiencia. Si continúa utilizando nuestro sitio web, asumiremos que está feliz de recibir todas las cookies en este sitio web. Más información